Hasta donde sea.

You think that you know me
You're pissing me off

Quiero escribir tanto, pero todo está incompleto.

Estaba revisando las fotos que tomé cuando hubo una exposición de ‘relaciones rotas’ en la roma. Cada objeto que yacía ahí contaba una historia a los ojos de la persona que había vivido un tipo de amor. Al entregar ese objeto y esa historia a la colección del museo era una forma de liberarse de esos recuerdos que todavía duelen muy dentro de uno.
Había todo tipo de cosas. Cartas, juguetes, ropa, vestidos de novia, tickets de conciertos… Y cada uno estaba con una descripción a pie. Las historias eran novelescas y todas llegaban al mismo punto, el amor que se prometían en recuerdos se transformaba en odio y ganas de no querer verse de nuevo.
Me puse a recordar cómo han sido mis grandes historias de amor, aquellas que me hicieron daño y trataba de superar a pesar de estar bien jodido. De ahí llegué a recordar a mi primer amor. Mi primera gran relación en mi vida sentimental… Y aceptar que fuiste un pendejo durante mucho tiempo es la prueba más grande de madurar.
Si usted es demasiado susceptible le recomiendo que deje de leer desde este punto. Todo lo que viene son puras patanerías y lenguaje de la calle. 
Los hombres mentimos mejor que las mujeres.
Nunca le den un departamento a sus hijos a los 14 años.
"You´re my Waterloo".
Tenía 17 años, había terminado la preparatoria y comenzaba un curso para poder entrar a la universidad. Entré con varios amigos de la anterior escuela e hice unos cuantos nuevos, fue cuando la encontré. Piel trigueña, de pelo azabache, ojos coquetos y perfume embriagante. Conversábamos todas las noches por msn (Messenger, jajaja) y fue un día dónde se presentó la oportunidad de actuar.
Era una peda en domingo, salimos del curso y ya habíamos planeado ir al Ajusco a empedar. 2 carros cargados de mucho alcohol, carnitas y un balón de fucho para pasar el rato. Llegamos al destino, destapamos las botellas y las horas pasaron. Jugamos botella. Nuestras bocas se hicieron de fluidos de todos los integrantes de la peda, fue cuando llegó el momento. Besa a Andrea. La besé y no me despegué de ella por un largo rato. Ella aceptaba cada beso, cada quien agarró pareja y nos separamos. Nos fuimos caminando hasta encontrar un lugar para seguir en lo nuestro, el tiempo desapareció entre nosotros dos hasta que Luis y Sussie fueron a buscarnos porque ya nos íbamos. Fue ahí donde Sussie dijo que no me hiciera pendejo y que le llegara, que a ella le gustaba. Así lo hice y ese mismo día ya tenía otra novia, aparte de Masiel.
Masiel era una morra que me gustó a punto de salir de la prepa. No tardé mucho en invitarla a salir y menos en abrirle las piernas, lo nuestro fue más efímero que las lluvias de Agosto. A la siguiente semana le hablé por teléfono y le dije que lo nuestro no podía ser, que estaba en un curso y necesitaba tiempo para estudiar (Pinche patán), ni si quiera fue en vivo. No tuve el valor de decirle que había otra morra, que me gustaba más que ella. Con eso me lleve las esperanzas de su primer amor, su odio, un nintendo DS y su primera vez.
Para Andrea todo era nuevo. los viajes por la ciudad en transporte público, la gente, los aromas, las colonias pobres con buenos puestos de tacos, los besos, abrazos y caricias. No tardé mucho en saber que nunca había tenido novio, ni algo libre. Había estado siempre ligada al lecho materno y todos los problemas emocionales de su jefa eran transmitidos a ella uno por uno, no paraba de contarme los problemas que abundaban en su casa. A mi me encantó sacarla de esa burbuja burguesa de cristal y enseñarle el mundo como era. Alcohol, música, fiestas, la misma ciudad le causaba felicidad, yo era feliz a su lado. Lo que un morro de 18 puede serlo.
Al pasar del tiempo su amor se venía haciendo más y más denso. Las muestras de afecto y el cariño que sentía por mi me transmitía demasiada seguridad, al grado de confiarme y sentirla mía para siempre (Nunca sientan seguro a alguien, es el mayor de los errores). Con esa facilidad se ganó a mis amigos y familia. En segundo semestre decidimos meter todas las materias juntos y comenzar a hacer una vida igual. Le cagaba estar en su casa, así que nos la pasábamos toda la mañana en la escuela y en la tarde en mi casa. Eso me ganó la enemistad de su familia. Su mamá no podía aceptar que su “hija más pura” viviera con un güey todos los días y prácticamente sólo llegara a dormir a su casa. 
De mi parte seguía siendo el mismo desmadre que antes de conocerla. El que sabe engañar no lo relata a los vientos, simplemente actúa y calla el momento, la oportunidad nunca se desperdicia, pero nunca se alardea de ella si no quiere ser descubierto. La engañaba en cada peda que había, cada ex-novia que venía a mi casa, myspace, en fin.En ese entonces mis amigos y yo pensábamos que el engaño se consumaba cuando intervenían los sentimientos hacía aquella persona que hacías gritar en la cama, pero nunca por sólo sexo. Hoy me pregunto que sería si esas novias que tuvimos en ese tiempo se hubieran enterado de nuestra ideología. Seguramente nos hubieran mandado directito a la verga.
En una ocasión, fui con un par de amigos a un concierto por Ojo de Agua (¿Por qué ya no hay conciertos así?), después de haber puesto el campamento nos decidimos a explorar la zona, bebimos un poco, vimos varias bandas y me topo una morra, coqueteaba, nos besamos y al otro día me perdí a dildo por estar en la tienda de campaña haciendo música. 
Andrea se enteró a oidos de un amigo de una amiga de una amiga de ella. Yo negué todo y le pasé dicha responsabilidad a un güey que hizo paro (Bro´s before hoes, you know bitch?). Ella actúo como si nada hubiera pasado durante un año más, en el que yo seguía sintiéndome imparable. Después sólo fue cuestión de tiempo y una pizca de karma para que se me regresará al doble todo lo que hice. Son esos momentos donde te das cuenta que cada día que pasa ya no sonríe como antes, que cualquier charla es una excusa para pelear y estar emputados 4 de cada 7 días es la mejor forma de mandar todo a la chingada.
Un día pasó. nos peleamos, se fue de antro, se encontró a su amor platónico de la prepa y ocurrió. Me lo confesó después de coger en una suite de tlalpan. Fue la primera vez que se rompió algo dentro de mi, todo ese tiempo juntos se escapó de mis manos, o más bien, lo dejé de cuidar se cansó y voló.
Esa fue la primera vez que me engañaron. Quieres saberlo todo. ¿Cómo pasó?, ¿Dónde pasó?, ¿Cuánto tomaste?, ¿Qué le dijiste?, ¿Hasta dónde llegaron? Te sientes estúpido preguntando una y otra vez los detalles, hasta el hartazgo. Ahora yo era el que trataba de actuar como si nada hubiera pasado.
10 días después mi corazón explotó. Teníamos que mandar una tarea a un güey y me encargó que abriera su correo y la enviara. No tardé mucho en encontrar una carta dirigida a aquel güey con el que se besó esa noche, lo que leía no era sólo un engaño, era algo más. Su corazón hablaba por ella y sus sentimientos hacían plasmar las palabras en la tinta electrónica. Ese mismo día terminamos, le dije que había visto el correo y que ya no había nada que hacer. El engaño lo pasaba, pero engañar al corazón sobre el cuerpo no se me hacía chido. La besé por última vez y seguí con mi vida.
El dude se cogió a Andrea y la dejó a las 2 semanas. El karma es un muy hijo de puta.
Y ese fue tan solo mi primer gran amor…

Estaba revisando las fotos que tomé cuando hubo una exposición de ‘relaciones rotas’ en la roma. Cada objeto que yacía ahí contaba una historia a los ojos de la persona que había vivido un tipo de amor. Al entregar ese objeto y esa historia a la colección del museo era una forma de liberarse de esos recuerdos que todavía duelen muy dentro de uno.

Había todo tipo de cosas. Cartas, juguetes, ropa, vestidos de novia, tickets de conciertos… Y cada uno estaba con una descripción a pie. Las historias eran novelescas y todas llegaban al mismo punto, el amor que se prometían en recuerdos se transformaba en odio y ganas de no querer verse de nuevo.

Me puse a recordar cómo han sido mis grandes historias de amor, aquellas que me hicieron daño y trataba de superar a pesar de estar bien jodido. De ahí llegué a recordar a mi primer amor. Mi primera gran relación en mi vida sentimental… Y aceptar que fuiste un pendejo durante mucho tiempo es la prueba más grande de madurar.

Si usted es demasiado susceptible le recomiendo que deje de leer desde este punto. Todo lo que viene son puras patanerías y lenguaje de la calle. 

Los hombres mentimos mejor que las mujeres.

Nunca le den un departamento a sus hijos a los 14 años.

"You´re my Waterloo".

Tenía 17 años, había terminado la preparatoria y comenzaba un curso para poder entrar a la universidad. Entré con varios amigos de la anterior escuela e hice unos cuantos nuevos, fue cuando la encontré. Piel trigueña, de pelo azabache, ojos coquetos y perfume embriagante. Conversábamos todas las noches por msn (Messenger, jajaja) y fue un día dónde se presentó la oportunidad de actuar.

Era una peda en domingo, salimos del curso y ya habíamos planeado ir al Ajusco a empedar. 2 carros cargados de mucho alcohol, carnitas y un balón de fucho para pasar el rato. Llegamos al destino, destapamos las botellas y las horas pasaron. Jugamos botella. Nuestras bocas se hicieron de fluidos de todos los integrantes de la peda, fue cuando llegó el momento. Besa a Andrea. La besé y no me despegué de ella por un largo rato. Ella aceptaba cada beso, cada quien agarró pareja y nos separamos. Nos fuimos caminando hasta encontrar un lugar para seguir en lo nuestro, el tiempo desapareció entre nosotros dos hasta que Luis y Sussie fueron a buscarnos porque ya nos íbamos. Fue ahí donde Sussie dijo que no me hiciera pendejo y que le llegara, que a ella le gustaba. Así lo hice y ese mismo día ya tenía otra novia, aparte de Masiel.

Masiel era una morra que me gustó a punto de salir de la prepa. No tardé mucho en invitarla a salir y menos en abrirle las piernas, lo nuestro fue más efímero que las lluvias de Agosto. A la siguiente semana le hablé por teléfono y le dije que lo nuestro no podía ser, que estaba en un curso y necesitaba tiempo para estudiar (Pinche patán), ni si quiera fue en vivo. No tuve el valor de decirle que había otra morra, que me gustaba más que ella. Con eso me lleve las esperanzas de su primer amor, su odio, un nintendo DS y su primera vez.

Para Andrea todo era nuevo. los viajes por la ciudad en transporte público, la gente, los aromas, las colonias pobres con buenos puestos de tacos, los besos, abrazos y caricias. No tardé mucho en saber que nunca había tenido novio, ni algo libre. Había estado siempre ligada al lecho materno y todos los problemas emocionales de su jefa eran transmitidos a ella uno por uno, no paraba de contarme los problemas que abundaban en su casa. A mi me encantó sacarla de esa burbuja burguesa de cristal y enseñarle el mundo como era. Alcohol, música, fiestas, la misma ciudad le causaba felicidad, yo era feliz a su lado. Lo que un morro de 18 puede serlo.

Al pasar del tiempo su amor se venía haciendo más y más denso. Las muestras de afecto y el cariño que sentía por mi me transmitía demasiada seguridad, al grado de confiarme y sentirla mía para siempre (Nunca sientan seguro a alguien, es el mayor de los errores). Con esa facilidad se ganó a mis amigos y familia. En segundo semestre decidimos meter todas las materias juntos y comenzar a hacer una vida igual. Le cagaba estar en su casa, así que nos la pasábamos toda la mañana en la escuela y en la tarde en mi casa. Eso me ganó la enemistad de su familia. Su mamá no podía aceptar que su “hija más pura” viviera con un güey todos los días y prácticamente sólo llegara a dormir a su casa. 

De mi parte seguía siendo el mismo desmadre que antes de conocerla. El que sabe engañar no lo relata a los vientos, simplemente actúa y calla el momento, la oportunidad nunca se desperdicia, pero nunca se alardea de ella si no quiere ser descubierto. La engañaba en cada peda que había, cada ex-novia que venía a mi casa, myspace, en fin.En ese entonces mis amigos y yo pensábamos que el engaño se consumaba cuando intervenían los sentimientos hacía aquella persona que hacías gritar en la cama, pero nunca por sólo sexo. Hoy me pregunto que sería si esas novias que tuvimos en ese tiempo se hubieran enterado de nuestra ideología. Seguramente nos hubieran mandado directito a la verga.

En una ocasión, fui con un par de amigos a un concierto por Ojo de Agua (¿Por qué ya no hay conciertos así?), después de haber puesto el campamento nos decidimos a explorar la zona, bebimos un poco, vimos varias bandas y me topo una morra, coqueteaba, nos besamos y al otro día me perdí a dildo por estar en la tienda de campaña haciendo música. 

Andrea se enteró a oidos de un amigo de una amiga de una amiga de ella. Yo negué todo y le pasé dicha responsabilidad a un güey que hizo paro (Bro´s before hoes, you know bitch?). Ella actúo como si nada hubiera pasado durante un año más, en el que yo seguía sintiéndome imparable. Después sólo fue cuestión de tiempo y una pizca de karma para que se me regresará al doble todo lo que hice. Son esos momentos donde te das cuenta que cada día que pasa ya no sonríe como antes, que cualquier charla es una excusa para pelear y estar emputados 4 de cada 7 días es la mejor forma de mandar todo a la chingada.

Un día pasó. nos peleamos, se fue de antro, se encontró a su amor platónico de la prepa y ocurrió. Me lo confesó después de coger en una suite de tlalpan. Fue la primera vez que se rompió algo dentro de mi, todo ese tiempo juntos se escapó de mis manos, o más bien, lo dejé de cuidar se cansó y voló.

Esa fue la primera vez que me engañaron. Quieres saberlo todo. ¿Cómo pasó?, ¿Dónde pasó?, ¿Cuánto tomaste?, ¿Qué le dijiste?, ¿Hasta dónde llegaron? Te sientes estúpido preguntando una y otra vez los detalles, hasta el hartazgo. Ahora yo era el que trataba de actuar como si nada hubiera pasado.

10 días después mi corazón explotó. Teníamos que mandar una tarea a un güey y me encargó que abriera su correo y la enviara. No tardé mucho en encontrar una carta dirigida a aquel güey con el que se besó esa noche, lo que leía no era sólo un engaño, era algo más. Su corazón hablaba por ella y sus sentimientos hacían plasmar las palabras en la tinta electrónica. Ese mismo día terminamos, le dije que había visto el correo y que ya no había nada que hacer. El engaño lo pasaba, pero engañar al corazón sobre el cuerpo no se me hacía chido. La besé por última vez y seguí con mi vida.

El dude se cogió a Andrea y la dejó a las 2 semanas. El karma es un muy hijo de puta.

Y ese fue tan solo mi primer gran amor…

I don’t care that you got into drugs for three months straight, or how much sleep you lost in that period. I don’t care that you went home and fucked that person and woke up at 6am hating everything about yourself, or that you smoked so much you sounded as though your lungs were giving out.

You’re not a bad person for the ways you tried to kill your sadness.

You’re just human, and being human means you need to survive and you do so whichever way you deem fit, fuck everyone else.

– (via bakelyn)